lunes, 12 de diciembre de 2011

Había una vez



















¡Pasen y vean, grandes y chicos!,
ha llegado al pueblo un circo:
tres estrellas del transfuguismo
alumbran el trapecio del municipio.

¡Atentos a la contorsionista!,
tragasables e ilusionistas,
comefuegos y malabaristas,
se empujan por salir primeros a la pista.

¡Más difícil todavía!,
bajo la carpa el espectáculo desvaría,
el domador en la jaula vacía
y las fieras de cacería.

¡Un fuerte aplauso para el artista!,
sin red en lo alto se pasea el funambulista
mientras en las gradas alguien grita:
-¡llevo bombón helado, chicles, palomitas!

La parada de los monstruos espera
a que suba la cabra por la escalera.
¡Damas y caballeros!, sale el payaso solo a escena:
¡auhhhhhhhhhhhhhh!, su lamento y pena.

(A Charlie Rivel)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada