domingo, 7 de agosto de 2011

Pitorrea

















De pájaros de ordeno y bando
a desbandada de su propia banda:
contrabanda pifiante piando
lo que el pueblo anhelaba
de manera tranquila y callada.

Dos huevos fritos
exhiben venéreos los zafios
mientras tocan el pito,
monas soplagaitas cinco
y el mamporrero que es fijo.

Enseñan sus taras groseros al fresco,
tras quedar con las vergüenzas al aire en el Pleno,
que no las del tonto del pueblo,
para eso está Quique, el Paladín Gusticiero,
contra Agustín, Capitán Garfio pepero,

Impúdico pío pío de urracas, grajas y estorninos
teniendo un silbato y la malu por mejor graznido,
y al fondo, pétreo y mudo testigo,
el viejo frontón que quisieron derribo,
mera percha de una pancarta para su servicio.

Demagogos necios de hiel y rabia,
por qué pudiendo fijar en agosto la porfía
durante once años septiembre la fiesta confirman
lo que en un Pleno con moción hoy increpan;
menuda prioridad ciudadana la de estos jetas,
procurar botellón porque la calor les aprieta.

(A Agustín de la Fuente, lobo de mar, ¡Oh Capitán, mi Capitán!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada