sábado, 9 de abril de 2011

Saudade búlgara (II)

Un Mar Negro de azul y plata
fuimos bordeando toda su costa,
vislumbrando desde Varna
Asia y Turquía,
Estambul por barco en un día.

















Burgas, capital sofisticada
de la Bulgaria marinera,
costa chic afrancesada,
los mejores cócteles y combinados
y las pibitas que mejor se balancean.

















De Izvoriste, la dacha-vila
de maminka Angelina
y dyado Vaño
me recuerdan las colinas
de Valdeavero en verano,
cuando de sol cobrizo
se visten al llegar el ocaso.

















En el patio celebrando,
entre frutos y arboledas,
la huerta y su alberca,
la velada animando
mientras con rakía brindamos
a la luz de las velas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada