sábado, 4 de diciembre de 2010

Cá uno es cá uno y hace sus caunás


Como los escaramujos
tengo la vida violenta
y está el alma que revienta,
con un accesión de pujos:
son mis pensamientos brujos,
y si no los conocieran,
todos los que me los vieran,
me quitarán con enojos
las pestañas de los ojos.


- A nada atiendo,
responde la teniente,
que estoy hecha un ya se ve,
como un así me lo quiero.


Esto es proceder sin modo,
esto es arte de desgobernar
y esto, sin alborotar,
es echarlo a perder todo.


No merece otro premio
de mayor medra,
que llevarse la suma
de lo que cuenta.


Daros la razón en todo,
es justo que no os convenga,
y mas cuando vos tenéis
siempre la razón tan hecha.

Que entre por el albañal,
porque no es caso indecente,
el que yo al Príncipe iguale,
en entrar por donde sale
de noche el Presidente.

Melchor Fernández de León, de su comedia Cada cual con su cada cual (1793).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada