sábado, 16 de octubre de 2010

Donaires remix


Del alcalde y su teniente contaré
la historia, pues fui testigo,
y a todo siempre me hallé,
yo que lo sé, que lo vi, se lo digo,
yo que lo digo, lo vi que lo sé.

Hay en este pueblo insigne
una gran congregación,
que se llama el critiquismo,
de quien nos defienda Dios.
Pocos congregantes de ella
han dado con su opinión
admiración a los doctos,
ni a la plebe devoción.
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


Alcalde, del gusto que vendes,
tu mucha codicia arguyo,
pues del interés te vales,
teniendo parte en el gusto.
La estimación que te das
no he de pagar de por junto,
espera en muchos la paga,
pues causas deudas con muchos.
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


Tus ambiciones condeno,
y ya de tu trato huyo,
que para deleite es poco,
y para pesar es mucho.
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


¡Qué buen premio os aguarda,
tras servir, del mal medrar,
pues ha de ser vuestro réquiem
algún sucio muladar!
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


Despidiese de la dama,
proponiendo esta vez
no comprar gusto a dinero,
que arrepentimientos dé.
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


¡Oh terrible ambición, cuántos se ven
pretender la opresión con solo el fin
de que el oficio superior les den!
A quien de la verdad es tan opuesta,
cualquiera que le digan le es molesta.


De Alonso de Castillo Solórzano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada