miércoles, 12 de agosto de 2009

Canción de la cucañera


Con diez uñas esmaltadas,
aliento de sota, toda de mechas,
no alcanza a callar, si no revienta
una veleta zascandil:
devota del vodevil que llaman
por su catadura La Corista,
en todo el pueblo protagonista
del uno al otro confín.
La diva por una poltrona suspira,
donde se posa clama al cielo,
y lanza con raros aspavientos
consignas de fíjate tú;
y se ve la sota extasiada,
cantando alegre en la plaza,
vocal por un lado, de otro delegada,
y si hay suerte, concejala con tutú.


”Prospera antojo mío,
sin temor,
que ni enemigo ni vecino,
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu ambición.
Varias picias
hemos hecho
a despecho
del PP,
y han rendido
sus votos
cien vecinos
a mis pies.”


Que es un cargo mi desvelo
que es mi Dios la falsedad,
mi ley, la soberbia y el antojo,
mi única patria, la vanidad.”


Allá voten mejor padrino
ciegos vecinos
por algo más de decencia;
que yo aquí tengo por mío
cuanto abarca este pueblo sin decir ni pío,
a quien nadie impuso prudencia.



Y no hay prebenda,
sea cualquiera,
ni gabela
suculenta,
que no sienta
mi deseo
y dé provecho
a mi presunción.”
Que es un cargo mi anhelo
que es mi Dios la falsedad
mi ley, la soberbia y el antojo
mi única patria, la vanidad
."

A la voz de ¡muerte al PP!
es de admirar
como chilla y se desentiende
de todo asunto verdadero que tratar:
“que yo soy la reina de la timba,
y mis trucos vais a lamentar.

En las presas
yo detesto
a unas menos,
a otras más.
Sólo quiero
por venganza
la cabeza
del rival.”

Que es un cargo mi desdoro,
que es mi Dios la falsedad,
mi ley, la soberbia y el antojo,
mi única patria, la vanidad."

“¡Divina estoy de la muerte!
Yo me blindo;
no me abandone el partido,
y al primero que se entrometa
difamaré de cualquier manera
no fuera a quedarme sin prebenda.
Y si me pillan
¿Qué es la vida?
Si te he visto ni me acuerdo;
como cuando contratada
gracias al enchufe,
un año por la cara
me embaulé.”

Que es un cargo mi descoque,
que es mi Dios la falsedad,
mi ley, la soberbia y el antojo,
mi única patria, la vanidad."


“Son mi inquina mayor
los vecinos
del ampa y del teatro,
la consigna en sus reuniones
del partido tengo surtido,
y el rumor de mis delaciones.



Y del contrario
por pensar distinto,
y del vecino
al demandar,
yo me malicio
jaleada
por el capitán.”

Que es un cargo mi tesoro
que es mi Dios la falsedad
mi ley, la soberbia y el antojo
mi única patria, la vanidad.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada