sábado, 25 de julio de 2009

Mascarada carnavalesca


Jueves lardero
en Valdeavero;
el que no corre, vuela,
y el que no, se las pela.

Chaperos de ascensores,
sexadores de sinrazones
que con sosa
se asean el seso
para tan sucio absceso
como desolada inquina,
ahíta de soberbia y rabia,
y asolan necios el argumento
de quien nunca dio consejo
ni hizo de la palabra expuesta
lisonja o receta,
para conseguir asiento
de su valimiento.

Como no hay asquerosa
que no sea escrupulosa,
en prosa o en verso,
a ritmo de ripio rijoso
tiendo al calero
vuestro piojoso
e infecto juramento
a fin de solaz
desenmascaramiento;
soy cyrano rapero
de Valdeavero,
básteme un solo ripio
con el que certero os desvelo.


Desfiló por Carnaval
haciendo comparsa
a la fúnebre sardina
con poca máscara
para tan dura disciplina
con la que ocultar siquiera
la mirada aviesa,
el gesto retorcido,
la mueca torva,
los ojos de cera,
la sonrisa hueca
el rictus agrio,
las agallas lacias,
el hedor a tripa
de quien ni respeta,
ni crea, ni soñarlo cifra.

Jueves lardero
en Valdeavero;
el que no corre, vuela,
y el que no, se las pela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada