lunes, 22 de junio de 2009

De sicofantes y sicofantas



El sicofanta de naranja,
la sicofante de limón,
escupen por la boca
lo que le hurtan a la razón.
Los días pares, que si hijoputo,
los impares, que si cabrón;
yo entre tanto y abreviando,
como el divino Catulo,
hilvano finos ditirambos,
y que les vayan dando a los dos.
(Pedicabo ego uos et irrumabo).
La sicofante de naranja,
El sicofanta de limón,
escupen por la boca
lo que le hurtan a la razón.
De nefanda y artera maña
las supremas del lugar
amasan hiel después de sembrar cizaña
creyendo así que su mal espantan,
condenadas a una vida bífida y vulgar.
(qui me ex uersiculis meis putastis
quod sunt molliculi, parum pudicum)

El sicofante de naranja,
La sicofanta de limón,
Escupen por la boca
Lo que le hurtan a la razón.
Orates lilas y arpías rencas,
de imposibles geometrías huecas,
tan sólo mantienen despierta
la envidia fiera por todo aquello
que no fueron, ni son, ni serlo puedan.
(pedicabo ego uos ac irrumabo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada