jueves, 11 de junio de 2009

Valdeavero mon amour


El Alcalde bermejo y la teniente asalmonada,
nos decoran el jardín de infancia con vallas
marinas y esmeraldas, gualdas y encarnadas,
“porque queremos la vida en colores, coño”,
como tan pinturero
en el mitin el ministro bramaba.

La cultura, de ladrillo y madera,
soportalada y azulejeada,
en rosa mate tan apañada,
pese a que la temperatura
sigue siendo demasiado elevada,
como para ser de color escaldada.
80 grados marca el termómetro, casi nada.

Será porque en Valdeavero,
el cambio climático ha encontrado su morada.
Será porque la cultura, tan escasa y menguada,
tan corneada y poco considerada,
espera a que le pongan casa
como a la querida amancebada,
para que después de tanto baile,
se quede en-gala-nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada